¿Quién puede ser un asistente virtual? A diario muchos profesionales nos escriben esta duda. Se sienten atraídos por el teletrabajo porque desean liberarse de las ataduras de un empleo corporativo tradicional en cuanto a horarios y movilidad, desean pasar más tiempo con su familia o simplemente sienten la necesidad de emprender un negocio propio.

Ahora ¿Qué se necesita para ser un Asistente Virtual? y ¿Cómo puedo serlo? Para adentrarnos a la respuesta, empecemos por hablar sobre el concepto.

De acuerdo a la Asociación Internacional de Asistentes Virtuales (IVAA) por sus siglas en inglés, industria que agrupa el gremio y avala el modelo de negocios del AV en el mundo, este es: “un profesional independiente que brinda servicios administrativos, creativos y/o técnicos utilizando medios de comunicación de tecnología avanzada a múltiples clientes desde una ubicación remota, por lo general su oficina en casa”.

Esta industria inició en Estados Unidos con la virtualización de las actividades de secretarias ejecutivas. Sin embargo, gracias a la evolución de las nuevas tecnologías de la información y comunicación el campo se ha ampliado y hoy en día podemos afirmar que toda profesión que pueda ejercerse desde un lugar remoto puede apalancarse en este modelo de negocios.

Es el caso de administradores, contadores, ingenieros, oficinistas, diseñadores web, traductores, gestores de bases de datos; gestores de comunidades virtuales en redes sociales, especialistas en gestión de talento humanos; gestión de proyectos; diseño web; mercadeo; entre otros. (Existen más de 101 Tareas para subcontratar a un Asistente Virtual). 

En fin todo profesional que pueda convertir sus conocimientos, competencias, habilidades y destrezas adquiridas con anterioridad o no, en una oferta de servicios.

Lo importante a destacar aquí es que no se trata de un cargo, la Asistencia Virtual es un modelo de negocios en el que para ser exitoso aplicas paso a paso esa receta establecida y avalada por IVAA; esto garantiza que tu proyecto sea rentable, sostenible y escalable.

Es rentable, porque puede convertirse en tu principal o única fuente de ingresos; es sostenible, porque desarrollas una infraestructura operativa y legal de negocio como microempresa y es escalable puesto que puedes expandir tu negocio tanto como lo desees.

Rompiendo mitos de edad y género

Como indicamos anteriormente la industria de la Asistencia Virtual tuvo su origen en Estados Unidos en la década de los 90, gracias a la visión emprendedora de Anastacia Brice y Christine Durst. La primera con la visión del arquetipo de un asistente administrativo que trabajaría virtualmente utilizando Internet. Y la segunda, fundadora de IVAA como órgano dedicado a “la formación profesional y desarrollo del asistente virtual y a educar al público en cuanto al rol y funciones del AV”.

En este sentido, se fue asociando y consolidando la imagen del AV con las mujeres. Esto fue tomando fuerza a lo largo de los años quizás porque es un tema que se complementa muy bien con la maternidad, y las mujeres se sienten realizadas al poder asumir su rol de madres y ser igualmente productivas al poder trabajar desde casa.

Sin embargo, no es una industria exclusiva ni excluyente con los hombres. De hecho, en Profesional Virtual cada vez se suman más caballeros con la inquietud de ofrecer sus servicios con este modelo de negocios. Por citar un ejemplo, del total de participantes que se han capacitado en nuestro Curso Online para ser Asistente Virtual al menos 11% son hombres.

Otro mito que debemos romper es el tema de la edad. No existe una edad para ser AV, ni para emprender. De hecho, un gran porcentaje de adultos mayores en América Latina se sienten productivos y con deseos de emprender un negocio propio cuando son jubilados de sus empleos convencionales.

Suelen sentir entusiasmo y energía pero también tienen miedo al fracaso o a no sentirse actos para interactuar con la tecnología. En esos casos asumir el modelo de negocios del Asistente Virtual es una muy buena oportunidad y contar con espacios para su capacitación lo es aún más.

La mayor ventaja es que pueden ejecutar actividades que son fáciles para ellos, hacerlos económicamente independientes con la oportunidad de recrearse y sentirse activos por muchos años.

Espíritu emprendedor

Este es el último punto pero quizás el más importante a considerar cuando nos preguntamos quién puede ser un Asistente Virtual y es que contar con un espíritu emprendedor será la clave para tener éxito en tu negocio digital.

Como AV desarrollas una infraestructura de microempresa, diseñas y ejecutas tu Plan de Negocios, tu Plan de Mercadeo; además de desarrollar tu sitio web y ser activo en las distintas plataformas digitales.

Esperamos que este artículo sirva para responder tu duda y decidas dar el paso y convertir tu pasión en un estilo de vida y recuerda que queda muy poco para la última edición por 2017 de nuestro Curso Online para ser Asistente Virtual ¡Iniciamos el 25 de septiembre!

Comentarios

comentarios

Share This