En los diferentes grupos de Facebook que existen sobre la Asistencia Virtual, las conversaciones alrededor de un café entre colegas y más cuando un profesional quiere dar el paso en esta modalidad de trabajo, siempre surge la pregunta ¿Cuánto cobra un Asistente Virtual?

Un silencio abismal llena las salas virtuales o las reuniones presenciales y acto seguido la respuesta será: “depende”.

Y sí, depende. Por aquello de que nadie le debe poner precio a tu trabajo, solo tú, y que cada servicio así como cada cliente son distintos, no existen tarifas fijas para los honorarios del Asistente Virtual.

Si bien existe un mercado (oferta–demanda) que va marcando unas cifras promedio y algunas referencias como por ejemplo los reglamentos de los colegios de abogados, de ingenieros o de periodistas de cada país; más allá de lo cuantitativo es recomendable considerar el tipo de trabajo que realizarás y presentar un presupuesto fijo o por horas.

No es igual ofrecer un producto que un servicio, tampoco iniciar un trabajo desde cero a trabajar sobre algo que ya está estructurado. ¡Ten presente las diferencias de trabajar por hora o por obra!

Trabajo por hora

En el proyecto por hora, se cancela un monto por cada hora trabajada. Previamente tendrías que saber cuánto representa para ti una hora de trabajo. Un ejercicio altamente recomendado porque te obliga a  hacerte preguntas estratégicas sobre tu negocio y ofrece una referencia para el precio de tus proyectos.

Generalmente estimas tus ingresos, egresos y las horas facturables, por mes o por año de acuerdo a tus aspiraciones y así conocer tu tarifa por hora.

En este tipo de trabajo, el presupuesto que se envía al cliente incluye un desglose de las horas estimadas y se ofrece un precio final estimado como resultado de multiplicar las horas estimadas por el precio de una hora.

Se debe llevar un control de las horas trabajadas. Para ello, existen diversos programas de registro de tiempo o time tracker que te ayudan a contabilizarlo. Teamwork cuenta con un cronómetro para iniciar y parar una vez finalizada una tarea.

Usar una herramienta que refleje el trabajo diario es una gran ventaja sobre todo para los clientes que puedan sentir inseguridad ante la modalidad del teletrabajo; la desventaja puede ser que por error humano o del software en algún momento no se refleje el tiempo trabajado o que te des cuenta al momento de realizar la tarea que no contemplaste otros factores relevantes sobre tu desempeño.

Trabajo por obra

Como su nombre lo indica el trabajo por obra o de precio fijo principalmente consiste en el acuerdo al que se llegue con el cliente sobre el costo total del proyecto antes de su inicio.

En la mayoría de los casos el asistente virtual negocia el cobro del 50% del total del servicio o producto al empezar el proyecto y el 50% restante finalizado; tomando en consideración los requerimientos, alcances y entregables.

Conociendo tu tarifa por hora y tomando en consideración otras variables como el tipo de cliente, otros proyectos que puedas realizar con él y tu experiencia profesional podrás establecer el costo de tu trabajo.

La modalidad de trabajo por hora suele emplearse en proyectos largos como por ejemplo gestión y manejo de páginas web, redes sociales o servicios administrativos y secretariales. Mientras que la modalidad de trabajo por obra puede resultar beneficiosa para proyectos cortos o muy específicos como por ejemplo, la traducción de un texto, redacción de una nota de prensa, elaboración de un Plan de Social Media, etc.

Como comentamos al iniciar este artículo mientras más conozcas y desarrolles tu negocio de Asistente Virtual sabrás cuál es la mejor forma de contratación para ti. Mientras tanto, compártenos ¿Cuál te ha funcionado mejor hasta ahora?

¡Déjanos tus comentarios en Facebook!
Share This