El término freelance proviene literalmente de la palabra medieval inglés “lanza libre” o “mercenario”  (free = independiente y lance = lanza), dicho de aquellos caballeros que no dependían de las órdenes de ningún señor, pero sus servicios podían ser alquilados por cualquiera. Actualmente, se asume como freelance a una persona que trabaja de manera independiente en cualquier actividad.

Dicho esto, pareciera que el Asistente Virtual es un trabajador freelance per se. Nada más lejano de la realidad; sin embargo, sí es cierto que los profesionales freelancer, tienen grandes oportunidades si deciden adoptar el modelo de negocio del AV. A continuación te decimos porqué:

1.- De freelance a emprendedor

En primer lugar, es de enfatizar que el Asistente Virtual es un profesional emprendedor independiente, que presta servicios de soporte a través de Internet.

Dicho de otro modo, cualquier asistencia de tipo administrativa, creativa o técnica que se preste a otros emprendedores, minipymes, pymes y grandes corporaciones pueden formalizarse en este modelo de negocio.

2.- Los proyectos a “destajo” se convierten en ofertas de servicios constantes

La asistencia virtual es un modelo de negocio comprobado; es decir responde a una guía que define qué y cómo vas a ofrecer tus servicios al mercado; conocer tu público objetivo, cómo vas a mercadearte y la manera de generar ingresos de forma de que puedas vivir exclusivamente de ellos y no por proyectos puntuales como suelen hacer algunos freelance.

3.- Pones en marcha un proyecto empresarial

La mentalidad de un Asistente Virtual es emprendedora. Es decir, desarrollas toda una estructura y formalizas tu negocio como una microempresa de acuerdo a la legislación de tu país, para a partir de allí ofrecer tus servicios sin tener una relación de dependencia empresarial.

4.- Tú decides cuánto valen tus servicios  

El asistente virtual no tiene jefes, tiene clientes con los que decide crear una relación de colaboración en función del cumplimiento de objetivos. En ese sentido, tú estableces tus tarifas de acuerdo a un sistema de ingresos-gastos y ganancias.

Decides si vas a cobrar por horas trabajadas o por proyectos alcanzados, dependiendo de la complejidad y del estado en el que esté desarrollada la actividad que vas a desempeñar. Buscas focalizar tu labor en el crecimiento y expansión de tu empresa.

5.- Te conviertes en una marca

El hecho de que debas buscar por cuenta propia tus clientes, obliga al asistente virtual a plantearse su propio plan de mercadeo para darse a conocer. Es por ello que todo AV debe contar con un sitio web.

Además de permitirte comprobar experticia en tu área, contar con una estructura y organización, te abrirá las puertas al mundo corporativo, que está en búsqueda de una presentación formal. En un mundo cada vez más globalizado y que apunta hacia la transformación digital.

6.- Creces sin límites

Si bien siendo freelance tienes menos riesgo financiero y emocional; al ser emprendedor el cielo es el límite para crecer. El negocio de Asistente Virtual es rentable, porque puedes vivir de él, sostenible porque puede mantenerse por sí solo en el tiempo y escalable porque tiene amplia capacidad de crecimiento.

7.- Te apalancas en una industria en crecimiento

Con más de dos décadas de historia, el modelo de asistencia virtual originado en EEUU cuenta con una industria que te conecta con otros Asistentes Virtuales alrededor del mundo; te permite aprender nuevas habilidades para ayudarte a hacer crecer tu negocio y ofrece un sistema de apoyo para ayudarte a sobrellevar los altibajos de tu campo elegido a través de la  Asociación Internacional de Asistentes Virtuales IVAA (por sus siglas en inglés).

Dicho esto, la pregunta ahora es ¿Como freelance deseas adoptar el modelo de negocio del Asistente Virtual y convertirte en un emprendedor digital?

¡Déjanos tus comentarios en Facebook!
Share This