En mis primeros seis meses como Asistente Virtual aprendí algunas lecciones valiosas. Hoy comparto las cinco mejores para ser un AV exitoso:

1. Dedicar un espacio para la oficina

Durante la primera semana o dos, utilicé mi comedor como una oficina improvisada. Pero aprendí rápidamente lo que sabe todo AV experimentado: necesitaba dedicar un espacio para la oficina.

Así que preparé un lugar en mi terraza acristalada que tiene mucho espacio para extenderse, ventanas que dejan entrar la luz del sol, una vista de la calle para ver a los transeúntes y una puerta para desconectar las distracciones. Hasta ahora, es la oficina perfecta.

2. Estar presente

Un gran atractivo para convertirme en AV fue la flexibilidad que ofrecía, por lo que podía tener un trabajo satisfactorio y aun así estar con mi familia. Pero la otra cara es que el trabajo siempre está a solo un paso, o correo electrónico, de distancia.

La clave que aprendí es: establecer límites, por lo que puedo estar completamente presente sin importar dónde estoy o qué estoy haciendo. Cuando estoy cumpliendo horarios de trabajo estoy completamente comprometida con mis clientes (¡Dedicar un espacio para la oficina ayuda!). Y cuando estoy fuera del tiempo, es mi hora.

3. Apoyarse en los demás para obtener ayuda en una nueva área de especialización

Después de cuatro años de estar fuera de un entorno corporativo, había muchas cosas que no sabía. Algunas pequeñas, algunas bastante grandes. Cuando me estaba preparando para convertirme en Asistente Virtual, hice todo lo posible por educarme sobre las últimas herramientas y programas, pero siempre habrá cosas que no sé.

Cuando un cliente me pide que haga algo, en lo cual no estoy totalmente capacitada, busco ayuda en mi red. Puedo encontrar un recurso en línea, apoyarme en un compañero de trabajo o amigo para obtener ayuda. ¡Es genial aprender una nueva habilidad!

4. Elige a los clientes correctos

He tenido suerte en esta área; ¡Tengo grandes clientes! Al mirar atrás, creo que es porque tengo una conexión con mis clientes, los respeto y viceversa, y, de alguna manera, encuentro sus negocios atractivos.

Durante las entrevistas con mis clientes, supe lo que estaban buscando en un AV, conocí un poco sobre sus personalidades y recibí una descripción general de sus negocios. Considero que cada cliente es una relación a largo plazo, por lo que es importante que tengamos la química correcta.

5. ¡Disfruta de la flexibilidad!

Acostumbrarme a esto me tomó un tiempo.. No siempre sabía cuándo desconectar el trabajo o cómo determinar si la necesidad de un cliente era urgente o si podía esperar. Pero seis meses después, me conozco a mí misma y a mis clientes mucho mejor. Tengo un cronograma, pero es flexible, según las obligaciones personales y las tareas del trabajo. ¡Y realmente lo estoy disfrutando todo!
¿Has aprendido algunas lecciones valiosas a lo largo del camino? ¡Aún soy nueva en todo esto y me encantaría escuchar tu consejo!

Traducción del artículo: Five Lessons From The New Virtual Assistant On The Block en wearevirtualassistants.com de Rebekah Corr

Rebekah tiene más de 15 años de experiencia en Marketing y Project Management trabajando en publicidad, telecomunicaciones y publicaciones. Ganó su B.A. en literatura inglesa de la Universidad de Rutgers y su maestría en administración de proyectos de Penn State. Es una “jugadora de equipo” altamente organizada, que disfruta realizar una investigación exhaustiva, administrar presupuestos y completar las tareas de proyectos a tiempo.

Comentarios

comentarios

Share This